Una ordenanza, pionera en Mallorca, regularizará los bautismos civilesen Porreres, concebidos como una ceremonia de bienvenida del recién nacido al municipio. El Ajuntament porrerenc aprobará en el pleno del próximo lunes esta iniciativa ante la demanda existente.

Aunque esta práctica ya se ha llevado a cabo, por ejemplo, en Campos, Binissalem o Sencelles y en puntos de Catalunya; el de Porreres será el primer municipio de la Isla que marque un protocolo de actuación de este acto de carácter civil y laico. Así, los padres interesados se comprometerán a educar a su hijo o hija en los valores cívicos de la dignidad de las personas. «El acto de bautismo civil o de bienvenida no tendrá valor civil o administrativo, pero sí social y de afirmación de valores y compromisos de igualdad y libertad», según reza en la ordenanza.

Por su parte, el Ajuntament habilitará espacios para estas celebraciones y preferentemente se optará por el salón de plenos de la Casa Consistorial y será la alcaldesa Xisca Mora, o cualquier regidor en caso de delegación, quien oficiará esta ceremonia.

Los requisitos que habrá que cumplir serán que el ‘bautizado’ tendrá que ser menor de edad y los padres tendrán que aportar dos testigos que confirmarán el acto en si. Durante la ceremonia, que se realizará bajo la concepción de ‘Carta de la Ciudadanía’, se leerá la declaración de los Derechos Humanos, así como los derechos de los menores.