El nuevo Plan de Fosas 2019-2020 del Govern de Balears prevé localizar los cuerpos de al menos 40 víctimas de la Guerra Civil, pero "podrían ser muchos más", según ha reconocido hoy la consellera de Administraciones Públicas y Modernización, Isabel Castro. Las intervenciones se realizarán en nueve localizaciones de ocho municipios de Mallorca y en Ibiza, la mayoría en cementerios, donde se llevarán a cabo tareas de excavación, exhumación e identificación de los restos humanos.

El plan, presentado hoy en Palma y que cuenta con un presupuesto de 443.000 euros, tiene previsto actuar por primera vez en lugares emblemáticos como Son Coletes, en Manacor, el cementerio deBunyola, el de Valldemossa y un horno de cal del collado de Artà, mientras que también se incluyen segundas actuaciones enSencelles, en Porreres (en la zona ajardinada), en el Pou de Son Lluís de Porreres, en ses Figueretes y en el cementerio de Santa Maria.

La consellera Isabel Castro ha explicado hoy en qué consistirán estas nuevas intervenciones, acompañada del secretario autonómico de Memoria Democrática y Buen Gobierno, Jesús Jurado, y del coordinador general del proyecto, Cesc Busquets, el representante de ATICS, la empresa adjudicataria especializada en patrimonio cultural y arqueología. También han asistido al acto representantes de entidades de memoria histórica de la isla y los alcaldes de Porreres, Sencelles y Artà.

El Plan de Fosas contempla dos líneas de trabajo más. Por un lado, se elaborarán informes antropológicos de los 35 cuerpos exhumados en Porreres y no identificados por las pruebas de ADN durante la intervención que se llevó a cabo en noviembre de 2016. Estos estudios deben aportar características físicas de cada una de las personas que permitan determinar la edad y otros aspectos que den información sobre su identidad como rasgos físicos particulares, indicios de cualquier patología o malformaciones de los huesos.

Mientras, por otro lado, se realizará también un estudio histórico sobre el cementerio nuevo de Sant Francesc Xavier, en Formentera, con un doble objetivo: saber si allí hubo inhumaciones de personas asesinadas durante la Guerra Civil y si estas pueden continuar enterradas o, por el contrario, el espacio ha sido alterado.

Durante el primer Plan de Fosas 2018, impulsado por el Govern y desarrollado por la Sociedad Aranzadi, de las doce actuaciones previstas inicialmente se pudo intervenir en diez fosas en Mallorca y en Ibiza: en los cementerios de Alaró, Marratxí, Sencelles, Calvià, ses Figueretes, Llucmajor, Santa Maria, Montuïri, el Pou de s'Àguila de Llucmajor y el Pou de Son Lluís, en Porreres. En Deià, se descartó la excavación por considerarse técnicamente inviable y aún queda pendiente la intervención prevista en el cementerio de Porreres.

Como resultado de estos trabajos, según ha informado la consellera Castro, se han recuperado restos de 24 cuerpos de posibles represaliados de la Guerra Civil, entre los que se han identificado a cuatro víctimas: Miquel Marquet Perelló, Joan Ferrà Ferrà, Juana Baño Morales y Julià Fullana. Con estas cuatro víctimas son 21 las personas identificadas en Balears hasta hoy de unos setenta cuerpos exhumados, ya sea a través de las actuaciones impulsadas por el Govern (14 identificaciones en Porreres en 2016 y cuatro dentro del Plan de Fosas 2018) o intervenciones previas por parte de la Associació Memòria de Mallorca, junto con la UIB y el ayuntamiento de Sant Joan (tres identificaciones).

La consellera Isabel Castro ha destacado que estas actuaciones pretenden lograr "justicia para las víctimas, restitución de la verdad, reparación del posible daño causado y descanso, por fin, tras más de 80 años. Dignidad para quienes en su día perdieron la vida en defensa de la libertad, la democracia y la igualdad. Necesitamos cerrar heridas para poder seguir avanzando como sociedad. Esto es un compromiso político imparable de toda esta conselleria y del Govern y también compartido por otras muchas instituciones".

Por su parte, Jesús Jurado, ha indicado que el Plan de Fosas es un trabajo realmente importante y obligatorio por ley. "Esperamos que se identifique a más víctimas, tenemos que continuar avanzando, es una tarea primordial, nos queda mucho trabajo por hacer. Cada vez será más complicado encontrar los restos humanos pero lo tenemos que intentar", ha detallado Jurado, quien ha incidido en que Balears es una comunidad líder a nivel institucional en esta materia.

Cesc Busquets, de la empresa catalana ATICS, creada en 1993 con sede en Mataró, se ha mostrado "muy ilusionado con este proyecto". Esta sociedad está especializada en intervenciones arqueológicas, restauración, difusión, museización, estudios históricos e inventariado del patrimonio. Además, desde 2010 ha llevado a cabo múltiples proyectos relacionados con la Guerra Civil.

Enllaç a l'original:

https://www.diariodemallorca.es/part-forana/2020/01/13/nuevo-plan-fosas-preve-localizar/1477448.html?utm_source=rss