Un año después de que la furia de una devastadora ola azotara el Llevant, Sant Llorenç ha lanzado trece globos al cielo con el claro deseo de que las víctimas que dejó la "violenta e inesperada embestida del agua" nunca queden en el olvido. Unas 400 personas se congregaron ayer en la plaza del Ayuntamiento para vivir un sentido, simbólico y sencillo memorial en un día "triste" y "duro". Materialmente hablando, el pueblo ha recuperado "una cierta normalidad" admitió el alcalde llorencí Mateu Puigròs pero emocionalmente la herida sigue abierta.

Fue difícil contener las lágrimas. "La torrentada causó muchos daños materiales y generó un dolor imposible de superar por la muerte de trece personas", recordó el primer edil en su parlamento de agradecimiento a "los voluntarios, los profesionales de todas las instituciones y a todas aquellas personas que de forma anónima contribuyeron a dar una luz de esperanza a todo un pueblo que en aquellos momentos era lo que más necesitaba". "Queremos dejar constancia de nuestro reconocimiento a aquella multitud altruista de voluntarios. Gracias a ellos y a las personas y empresas que han hecho aportaciones económicas un año después hemos podido recuperar cierta normalidad". "Ante la adversidad y la devastación, compareció un gentío que ofreció sus manos para ayudar a restituir lo que la torrentada se cargó", agradeció Puigròs que envió la solidaridad de Sant Llorenç a los pueblos de la península que han sufrido riadas.

El momento más emotivo del memorial fue cuando dos niñas lanzaron al cielo los globos en memoria de las víctimas mortales. Muchos no pudieron contener las lágrimas. La presidenta del Govern, Francina Armengol, tampoco. Acompañada por sus consellers, Armengol se mostró muy afectada y arropó a los familiares de los fallecidos presentes en el primer aniversario de la torrentada. "Han sido momentos muy emotivos y de profundos recuerdos en memoria de las 13 personas que perdieron la vida. Ni yo ni el pueblo de las islas os olvidaremos nunca", compartió en su cuenta de Twitter. "Se cumple un año de uno de los episodios más tristes vividos en nuestras islas. Pero también, gracias al aluvión de solidaridad y el espíritu de miles de voluntarios, uno de los momentos más esperanzadores como sociedad".

Todos en el Llevant

Para la presidenta del Consell, Catalina Cladera, la de ayer también fue una jornada "triste". Conmovida, expresó que este aniversario debe servir para "poner en valor el esfuerzo que se hizo en aquellos momentos y aprender de lo que ocurrió". "Un año después, todos estamos en el Llevant", compartió en sus redes tras asistir al memorial y a la misa oficiada por el obispo Sebastià Taltavull en recuerdo de las treces vidas que se vieron truncadas aquella fatídica tarde.
El simbólico acto civil organizado en la plaza del Ayuntamiento reunió al consistorio llorencí que estuvo arropado por numerosas autoridades como el delegado del Gobierno, Ramón Morey; el presidente del Parlament, Vicenç Thomas y alcaldes de municipios vecinos como el manacorí Miquel Oliver, el felanitxer Jaume Monserrat, la serverina Natalia Troya o Xisca Mora, de Porreres. "Este tiempo ha servido para pasar de la tristeza a la esperanza pero también para que las administraciones apliquen medidas reales para evitar que se vuelvan a producir escenas como la que vivimos hace un año", hizo balance el primer edil de Manacor. También asistió el alcalde de Palma, José Hila, además de autoridades del Ejército, Protección Civil, Guardia Civil, Emergencias y el obispo Sebastià Taltavull. El presidente del PP, Pablo Casado, acompañado por Biel Company y la plana mayor popular, tampoco quiso perderse este memorial del primer aniversario de la riada, un acto que debe servir para poner un punto y aparte. Así lo deseó el regidor de Urbanismo, Pep Jaume. "Ha sido un día duro. Ya me he levantado herido. Materialmente nos vamos recuperando pero emocionalmente aún estamos heridos porque nos faltan nuestros recuerdos. Aquella foto de nuestra abuela o aquel cuadro. Son heridas de corazón que no se pueden reemplazar. Esperemos que este primer aniversario ponga un punto y aparte", confesó el concejal socialista. Antes de celebrar el memorial en Sant Llorenç, Son Carrió quiso recordar el primer aniversario de la torrentada con una misa.

Enllaç a l'original:

https://www.diariodemallorca.es/part-forana/2019/10/10/trece-globos-cielo-victimas-queden/1455034.html?utm_source=rss