El impuesto del turismo sostenible es un gravamen que se aplica sobre las pernoctaciones en alojamientos turísticos regladas. La denominadaecotasa entró en vigor por vez primera en 2002, con Francesc Antich de presidente del Govern y Celestí Alomar de conseller de Turisme, pero fue derogada con la llegada del PP en 2003.

Durante la pasada lesgislatura, ya con Francina Armengol de presidenta y con Gabriel Barceló de vicepresidente y conseller de Turisme, se puso en marcha una nueva ‘ecotasa’, el ahora denominado impuesto del turismo sostenible.

En esta ocasión, el dinero recaudado no se dedica en su totalidad a paliar los efectos del turismo sobre el medio ambiente. De hecho, durante el pasado 2018 se destinó parte de la recaudación, por ejemplo, a diferentes proyectos de construcción de viviendas de protección oficial.

Con la recaudación de 2016, 2017 y 2018 se han podido financiar un total de 150 proyectos con un presupuesto de 221.902.857 euros si sumamos las iniciativas. Además, la convocatoria de 2019 estará dotada de 128,3 millones de euros, la más alta hasta ahora debido a que en mayo de 2018 se duplicó el impuesto.

Las tarifas del impuesto están clasificadas según el tipo de establecimiento y la temporada en que el contribuyente realice su estancia. De este modo, en temporada alta (del 1 de mayo al 31 de octubre), la tarifa variará de los cuatro euros hasta un euro por día dependiendo del establecimiento; en temporada baja (entre el 1 de noviembre y el 30 de abril) la tarifa varía desde un euro hasta medio euro por día.

Los proyectos financiados o que se van a financiar correspondientes a las tres primeras convocatorias ya se conocen. En cuanto a la convocatoria de 2019, el periodo de presentación de solicitudes finalizó el 16 de agosto y ahora la Comissió d’Impuls del Turisme Sostenible tendrá que evaluar los proyectos presentados.

PORCENTAJES. Tal y como figura en la web IllesSostenibles.travel, de los 150 proyectos, solo 14 (un 9,33%) se han ejecutado; 35 de ellos (un 23,33%) se encuentran en ejecución, mientras que más de la mitad, exactamente 90, están en un estado de iniciación (un 60% ). Finalmente, existen 11 proyectos (un 7,33%) que todavía no se han iniciado.

Poco menos de un tercio de los proyectos (49) tienen carácter plurianual por razones que van desde su complejidad hasta su alto coste.

Desde otra perspectiva, teniendo en cuenta la isla en la que se llevan a cabo, 47 abarcan más de una isla, de los cuales siete se han ejecutado. Mallorca es la isla en la que más proyectos se han financiado, un total de 63 y solo tres se han podido finalizar. En Menorca, de los 24 proyectos en marcha, únicamente uno se ha podido llevar a cabo a día de hoy. En Eivissa hay 11 proyectos y de nuevo solo uno se encuentra ejecutado. Finalmente en Formentera, de cuatro proyectos, dos han finalizado.

Por años, se han ejecutado 11 de los 42 proyectos aprobados en 2016, dos de los 61 que se decidieron en 2017 y uno de los 47 de 2018.

Todos estos proyectos tienen diferentes finalidades. La protección, modernización y recuperación del medio ambiente es un aspecto clave y así se ha querido demostrar teniendo en cuenta que de todos los proyectos, 83 (un 55,33%) están destinados a cumplir este objetivo. Por otra parte, 18 proyectos (un 12%) están destinados al fomento de la desestacionalización y al turismo sostenible; un total de 19 proyectos (12,66%) tienen como objetivo la recuperación y rehabilitación del patrimonio histórico y cultural, mientras que nos encontramos con 15 (un 10%) destinados al impulso de proyectos de investigación científica; por último, la mejora de la formación y la calidad del empleo y la inversión para la adquisición y rehabilitación de viviendas destinadas a alquiler social cuentan con ocho (un 5,33%) y siete (un 4,66%) proyectos respectivamente.

PROYECTOS. Los proyectos a los que más presupuesto se ha destinado de cada isla son, por una parte, para el fomento de la movilidad eléctrica, una iniciativa que propone implantar las infraestructuras necesarias para el uso de vehículos eléctricos en líneas regulares de transporte público en todo el archipiélago. Se tiene pensado que se financie con 15.004.000 euros. Otro proyecto destacable es la ampliación y mejora del tratamiento de la EDAR de Inca con el fin de garantizar el correcto procedimiento de las aguas residuales, dado que actualmente el EDAR presenta algunos equipos e instalaciones deteriorados. El presupuesto destinado es de 12,6 millones de euros. En cuanto a Menorca, la rehabilitación de la finca Milà Nou para la creación de un centro de interpretación del campo es un proyecto que se divide en dos fases y cuenta con la financiación más alta de la isla (1,7 millones de euros para la fase uno). Eivissa cuenta también con un proyecto que se tiene pensado financiar con un poco más de 10 millones de euros, se trata del proyecto de ordenación de la costa de la bahía de Portmany con el que se pretende construir un paseo para peatones y ciclistas que aúne toda la costa. Finalmente, en Formentera el proyecto que más presupuesto abarca ya se ha finalizado, se trata de la adquisición de la finca rústica Sa Senieta de Formentera para destinarla posteriormente al espacio público con usos que sean compatibles con su grado de protección. Se ha financiado con un millón de euros.

Por el momento, solo 14 proyectos se han ejecutado. Son la compra de las fincas Es Canons d’Artà, además de Sa Senieta de Formentera y la rehabilitación de la muralla del castillo medieval de Santa Àgueda (Ferreries). Se han llevado a cabo proyectos de diversificación de cultivos y del mantenimiento del paisaje agrario tradicional, de recuperación de flora amenazada en las Pitiüses, de recuperación de olmedos y de recuperación de la pardela balear.

Se ha mejorado el drenaje de aguas superficiales hacia s’Albufera de Mallorca, se ha renovado el alcantarillado en es Pujols (Formentera), se ha ejecutado el plan de limpieza de playas con personas en riesgo de exclusión social y se han creado los clubes de producto. También se ha hecho la conexión de la planta desaladora de Santa Eulària con la red de distribución en alta de Eivissa y el bypass en la conducción de agua de sa Marineta-s’Estremera.

EN DETALLE. De la totalidad de proyectos que todavía no se han acabado destacan los relacionados con el agua. En concreto, las mejoras o ampliaciones en las depuradoras de Porreres, Camp de Mar, Inca y Andratx, además de la de nueva construcción en Portinatx (Eivissa), se llevan más de 22 millones de euros. Hay otras iniciativas que prevén mejorar las canalizaciones o las instalaciones de agua potable o desalada.

Los municipios de Campanet, Inca, Manacor, Palma, Pollença, sa Pobla y Valldemossa, que forman parte de la red de Aguas Públicas de Mallorca, recibirán en conjunto un millón de euros para sustituir los vehículos que utilizan por otros eléctricos e instalar puntos de recarga. También se ha decidido financiar un proyecto de mantenimiento del Camí de Cavalls de Menorca, finalizar el Paseo de Calvià, rehabilitar el paseo de ses Figueretes (Eivissa), mejorar la señalización de las vías ciclistas de Mallorca, crear un refugio para excursionistas en es Galatzó, modernizar el alumbrado de la primera línea de la Platja de Palma, y remodelar el lecho y el entorno del Torrent dels Jueus.

En el ámbito más cultural, se creará un centro de visitantes para el parque prehistórico de Es Closos de Portocolom. También se rehabilitarà la possessió de Son Fornés (Montuïri) para que albergue el centro de interpretación del talayot y se recuperará el yacimiento de Es Figueral en la finca pública de Son Real (Santa Margalida). Se contemplan otros tres nuevos centros de interpretación, a parte del de campo en la finca es Milà Nou: del Parc Natural de es Trenc (Campos), de Palma en las Torres del Temple, y del mar en Fornells (es Mercadal). Se creará también el museo del Parque Arqueológico del Puig de sa Morisca (Calvià).

Con el dinero de este impuesto, se han rehabilitado varios edificios, como el Real Alcázar de Ciutadella, el casal de Binicodrell de Darrere de es Migjorn Gran, las capillas de la nave de la catedral de Eivissa y las casas de Can Morell en la finca pública de Son Real.

También se contempla restaurar el Parc de la Mar de Palma, así como rehabilitar la muralla de Alcúdia. Además, se construirá un edificio para la Orquestra Simfònica de les Illes Balears y la Escola d’Hosteleria en Eivissa.

El impuesto turístico servirá para adquirir la finca donde se encuentra el Castell d’Alaró, la parcela rústica Sa Marina de s’Ermita (Ferreries), la Torre des Verger (Eivissa), el edificio Sa Tanca (Sant Lluís) y la antigua iglesia de Sant Josep en Ciutadella.

Varios proyectos están relacionados con el impulso de la agricultura, la investigación en el mar o la protección de flora y la fauna, así como con el fomento del empleo.

Además, se construirán viviendas de protección oficial con los fondos del impuesto turístico. En suma, se edificarán 172 viviendas en Palma (la calle Salvador Espriu, Sa Calatrava y el Polígon de Llevant), Eivissa, Magaluf e Inca, con un presupuesto total cercano a los 24 millones.

PLURIANUALIDAD. Iago Negueruela, conseller de Model Econòmic, Turisme i Treball, atribuye al carácter plurianual de muchos proyectos para justificar que no hayan finalizado. “Muchos de los proyectos que se financian con el Impuesto de Turismo Sostenible son de carácter plurianual. Esto significa que no se ven sus resultados hasta su finalización. La existencia de este tipo de proyectos, que abarcan dos o más años de ejecución es lo que está haciendo que la visualización sea menor”, explica.

El conseller asegura también que el Govern hace un seguimiento trimestral de todos los proyectos. “El Ejecutivo está comprometido con la ejecución y desarrollo de todos los proyectos aprobados por la Comisión de Impulso del Turismo Sostenible, que es la que decide el destino de los fondos recaudados. Existe un seguimiento trimestral por parte del Govern de todos los proyectos en el que se exponen los problemas que afectan a su ejecucion y cómo solucionarlos”, acaba señalando.

Enllaç a l'original:

https://www.ultimahora.es/noticias/economico/2019/09/13/1106241/proyectos-ecotasa-han-acabado.html