Con la constitución ayer de los ayuntamientos empieza el nuevo ciclo político en Balears. Un ciclo que, de la misma manera que a nivel insular o autonómico, viene marcado por el nuevo poder del PSOE tras sus resultados del pasado 26 de mayo. Los socialistas fueron los protagonistas ayer por su estreno como primera fuerza municipal en Mallorca. Una condición que se traduce en 14 alcaldías de la isla y su presencia en el equipo de gobierno de otra decena de ayuntamientos en los que gobernará principalmente con Més y El Pi, estos últimos convertidos en sus nuevos socios preferentes, gracias a lo cual, a la vez, empatan con el PP como segunda fuerza política en la Part Forana.

El nuevo mapa político refleja a la perfección en una Mallorca diversa y plural un avance significativo de los socialistas, que ayer, además de volver a levantar la vara del ayuntamiento de Palma, de Calvià o de Inca, también estrenó alcaldes en municipios de tanto peso como Marratxí o Alcúdia. Además, mantiene el dominio del Llevant con los ayuntamientos de Artà, Capdepera y Son Servera y está en los equipos municipales de Manacor y Sant Llorenç. También se hace por primera vez en su historia con consistorios inexpugnables como Puigpunyent o Santa Eugènia, y gracias al apoyo del PP se hizo ayer, por sorpresa, con la vara en Campanet.

"Hoy es un día especial y es un orgullo que el PSIB sea la fuerza política con más poder municipal en Balears, es una responsabilidad para servir bien a la ciudadanía", sostuvo ayer la presidenta del Govern, Francina Armengol, tras arropar a José Hila en su toma de posesión como alcalde de Palma.

El PP principal oposición


El segundo gran agraciado en el reparto del poder municipal es El Pi. Los regionalistas no tendrán la clave ni en Parlament ni en Consell y no estarán en el Ayuntamiento de Palma, pero controlan buena parte de la Part Forana. Ayer levantaron hasta once varas de mando, conseguidas mayoritariamente gracias a pactos con la izquierda, especialmente al PSIB. Además de su dominio en municipios como Porreres o Sencelles, gobernará en dos municipios que han sido clave de esta negociación como Andratx y Llucmajor.

Más rezagado queda Més, que se ha dejado casi la mitad de las alcaldías que obtuvo en 2015, entre ellas algunas que entonces fueron tan sorprendentes como las de Marratxí o Sóller. Los ecosoberanistas no logran recuperar el que fue su feudo de Petra, pero afianza Esporles y Santa Maria. El premio gordo de Més es Manacor, donde, en una nueva oportunidad tras 2015, tendrán la alcaldía durante cuatro años en su pacto de izquierdas con PSOE y Podemos. En la jornada de ayer sumó sin esperarlo laalcaldía de Búgercon el apoyo inesperado del PP local.

El PP no remonta y volverá a quedar como principal partido de la oposición en cerca de una veintena de municipios de la isla. Los populares se quedan con apenas las mismas alcaldías que tras su hundimiento de hace cuatro años. A sus bastiones de Campos y Santanyí suma en el sur Ses Salines y Llucmajor, municipio este último que será la alcaldía más grande que queda en sus manos. Una alcaldía que tendrá gracias al primer pacto de PP y Ciudadanos con Vox en Balears. Además, recupera por mayoría Alaró o Selva, y desde ayer vuelve a ostentar las alcaldías de Sóller o Sineu, donde gobernará con Ciudadanos.

Una de las novedades del nuevo mapa municipal es que por primera vez los de Albert Rivera tocan poder en Mallorca. El partido naranja mejoró sus resultados en la Part Forana gracias a una implantación que hace cuatro años se limitaba a Calvià y Son Servera. Desde ayer forma parte del equipo municipal en un total de cuatro municipios de la mano del PP.

Podemos no despega en la isla


Vox, que el 26 de mayo obtuvo 16 concejales, convirtiéndose en tercera fuerza en Palma o en Calvià, tendrá un poder más bien limitado, ya que su voto será irrelevante en casi todos los ayuntamientos donde tiene representación. Casi. Llucmajor es el único municipio en el que la extrema derecha será decisiva. En un consistorio ingobernable debido a la mayor fragmentación política de la isla y a pesar de haber expulsado a uno de sus dos concejales, la alcaldía del cuatripartito liderado por PP y Cs dependerá de Vox.

Por su parte, Podemos no logra despegar en los municipios de la isla. Otra vez sin ninguna alcaldía,Palma, Calvià, Manacor y Bunyola son las contadas excepciones donde estarán en el gobierno municipal. Llama la atención que en algunos municipios PSOE y Més se hayan decantado antes por El Pi que por los que serán sus nuevos socios de Govern y en el Consell.

Enllaç a l'original:

https://www.diariodemallorca.es/elecciones/municipales/2019/06/16/psoe-estrena-nuevo-primera-fuerza/1426083.html?utm_source=rss