El Festival Internacional de Teatre de Teresetes brinda por sus 20 años y sus organizadores alzan la copa para festejar el buen estado del certamen, un certamen que del 14 al 20 de mayo llenará la isla de títeres con la presentación de 20 espectáculos procedentes de cinco compañías internacionales, siete nacionales y otras siete locales. Y es que en estos 20 años de marionetas el certamen ha evolucionado y se ha consolidado como una propuesta teatral que deja claro que los títeres no son cosa solo de niños sino que también pueden generar adicción en los adultos. Pero es que otra de las virtudes de este festival es que no se limita a la programación de espectáculos, sino que da un paso más.

Un paso ligado a la parte "más profesional" como el curso impartido por el multipremiado en los Premios MAX, Ángel Calvente de la compañía Espejo Negro, sobre la construcción de marionetas de goma espuma, un curso que tendrá lugar del 14 al 16 de mayo en La Misericòrida y que está dirigido a profesionales del sector. Desde la organización del festival, Aina Gimeno resalta que han intensificado la parte de formación porque cursos como el de Calvente conllevará que en la isla se creen producciones de más calidad. "La ESADIB no toca este género, por ello, a través del festival articulamos estos cursos formativos de calidad para que entre todos subamos el nivel", razona Gimeno.

Y si el año pasado las jornadas profesionales ya tuvieron "más consistencia", este año los Matins Profesionals se siguen intensificando como un espacio de conocimiento, intercambio y reflexión sobre la práctica teatral de compañías, programadores y profesionales del sector. El jueves, 17, en Can Balaguer las compañías Mue/tte y El Esejo Negro presentarán su obra y su proceso creativo, un proceso que derivará en un posterior debate sobre las marionetas y el público adulto. Los secretos de los progamadores será el tema que centrará la jornada del viernes, 18.

A esta parte "más profesional", hay que sumar las actividades paralelas y la labor social del festival, una labor que bajo el nombre de Teresetes Socials acerca este tipo de teatro tanto a personas con discapacidad como a colectivos con riesgo de exclusión social. Así, este año habrá representaciones en la Unidad de Madres de la Prisión, en el Centre de menors Es Pinaret, Mater y Joan XXIII gracias a las compañías Teresetes Paradís, Teátr Pavla Smída y Sombras Chinas-Valeria Guglietti.

El certamen estrenó el año pasado el Punt teresetes en el Pati de La Misericòrdia, una iniciativa que continuará este año desde el viernes 18 al domingo día 20. Se trata de un espacio abierto que permite a los espectadores experimentar e interactuar con el Punt Informatiu del festival, los libros de la Bibliomòbil del Consell y la exposición y venta de productos relacionados con las marionetas como libros, cuentos y juegos gracias a Lila i les contes y las marionetas de dedo de Mayte Costura y Bordado. Gimeno remarca que este año han querido "intensificar" este Punt teresetes con una instalación de juegos lúdicos a cargo de la compañía Tombs creatius. La cita será el sábado 19, mientras que el domingo, 20, Valeria Guglietti impartirá un taller de sombras con las manos dirigido a los niños. Todo ello, puntualiza Gimeno, "para reforzar que la gente se emborrache de este género teatral". "En estos 20 años el festival ha ido evolucionando y hemos ido consolidando estas otras vertientes porque aportan un carácter más especial al certamen, que ya no se limita a programar espectáculos de marionetas", desgrana Gimeno de Elàstic Nou, la compañía organizadora del certamen.

Balance


Y si toca hacer balance, la organización destaca que "el festival está muy vivo", pero lo que es más importante es que durante estas dos décadas han contado con la visita de "mucha gente de fuera que ha influido en la producción". Gimeno recuerda que si se remonta a 1999, cuando empezaron, "no había nada", "no se programaban espectáculos de marionetas" porque tampoco se tenía un concepto como género teatral propiamente dicho. "Poco a poco ha cambiado la mentalidad escénica y sí hay espacios que programan espectáculos de marionetas", esgrime.

"En estas dos décadas también se ha experimentado un cambio de mentalidad y no solo se consideran montajes para niños, sino también para adultos", añade. De hecho, Es-puto cabaret de El Espejo Negro y L'un dins l'altre de La Mue/tte son las dos propuestas para los adultos aficionados a las marionetas. Entre las propuestas de teatro de sombras para mayores, en este 20 festival encontramos Lumimic de Besllum y Gost, la Mercè de la compañía Biosca/Kuchinow/Subirana. "Hemos procurado intensificar los espectáculos de marionetas para adultos porque en Palma nos funciona de maravilla", reconoce Gimeno, que si mira al futuro tiene claro que la palabra clave es "fusión". "El teatro vive un momento de fusión de distintas técnicas. Hay compañías que ya mezclan distintos géneros como las marionetas y la danza", razona Gimeno, que asegura que fusionar distintas técnicas teatrales es la clave.

Este año el Festival Internacional de Teatre de Teresetes brindará por sus 20 años con espectáculos en Palma, Alcúdia, Algaida, Bunyola, Colònia de Sant Jordi, Felanitx, Inca, Llucmajor, Muro, Pollença, Port de Pollença, Porreres, sa Pobla, Ses Salines y Sineu.

Enllaç a l'original:

http://www.diariodemallorca.es/cultura/2018/05/08/teresetes-brindan-20-anos/1311133.html?utm_source=rss