La falta de espacio físico que sufren alumnos y comunidad educativa del instituto de Porreres es preocupante. Con más estudiantes de lo que las actuales aulas pueden soportar, la directiva esperaba que desde la conselleria de Educación se presupuestaran, de cara a 2018, unas obras de reforma y ampliación urgente que, por el momento, siguen en punto muerto.

Su director, Joan Ramon Xamena, antes de que se hiciera pública la lista de centros a remodelar por parte de la Conselleria a mediados de esta pasada semana, comentaba que se había reunido con del director general de Planificación, Ordenación y Centros, Antonio Morante, y ya se estaban haciendo gestiones para poder realizar las obras lo antes posible y no tener que esperar al curso 2019-20, puesto que el instituto lleva años sin poder albergar al alumnado en las mejores condiciones.

Lo que se ha visto agravado durante este curso ya que la previsión que tenían de 380 alumnos se ha desbordado y en la actualidad hay matriculados 415. Según explica Xamena esta situación aún podría complicarse más, ya que para el curso 2019-20 se prevé incluso superarlos. Números totalmente inasumibles para la infraestructura actual instituto.

Ocho aulas


En las reuniones mantenidas se estaba hablando de habilitar una partida especial para poder realizar las obras durante el próximo curso. La ampliación supondría la incorporación de unas ocho aulas sobre el actual cobertizo de la parte posterior del centro, y que según el director no supondrían un cambio en la fisionomía del edificio y si que servirían para subsanar la falta de espacio donde albergar al alumnado.

Una vez conocida la no inclusión de la ampliación del IES Porreres en la lista de la Conselleria, Joan Ramon Xamena, ha manifestado que solicitará una reunión con Antonio Morante para saber si se tendrá que esperar hasta el curso 2019-20 para que se inicien las obras o si por el contrario se buscará una solución más rápida.

Los miembros de la comunidad educativa del colegio público Escola Nova, en cambio, han recibido con mucha satisfacción el anuncio que ha hecho la conselleria de Educación de incluir la ampliación de dicho centro en los presupuestos del próximo año 2018. La reivindicación de ampliación lleva varios años sobre la mesa y ha sido tema de discusión tanto a nivel de Conselleria como de Ayuntamiento con los padres y profesores.

El centro escolar, que fue construido a mediados de los años 70, sufrió ya una ampliación hace once años, que a los pocos cursos se quedó pequeña para alojar la demanda de escolarización.

El centro, que fue construido para albergar una línea con doce unidades, en la actualidad lo está haciendo con diecinueve y con previsiones de aumento de alumnado. Durante estos años se han adecuado dos aulas en el Casal Jove y una prefabricada para solucionar la falta de espacio.

Según explica la directora del centro, Catalina Maria Capellà, el equipo directivo ha mantenido reuniones con diversos técnicos de infraestructuras educativas para explicarles cuáles son las necesidades de la Escola Nova de Porreres, y aunque no han visto ningún plano ni proyecto, parece ser que la ampliación consistirá en la construcción de una nueva ala paralela a la construcción ya existente, y que iría de la actual entrada en dirección al campo futbol, sin que esta zona deportiva quedara afectada. Con la nueva construcción se dotaría al centro de ocho nuevas estancias y más baños con acceso desde el patio.

Enllaç a l'original:

http://www.diariodemallorca.es/part-forana/2017/11/13/porreres-pide-solucion-urgente-falta/1263448.html?utm_source=rss